viernes, 2 de marzo de 2012

Si fueras música

Si fueras música, serías flauta travesera. Serías pentagrama, lleno de notas suaves y frescas.
Si fueras música, serías cadencia, suspendida en el aire, otorgando un halo de inmortalidad al momento.

Si fueras música, serías cascabel. Alegre como la risa de un niño. Sonido del agua que corre entre las piedras de un arroyo.
Si fueras música, serías melodía antigua. Reminiscencia y eco de generaciones. Serías nana, arrullo en la noche.

Si fueras música, te alzarías volando, más allá de todo espacio y todo tiempo. Siempre eterna.

Si fueras música, serías musa, inspiración de pintores, escritores, poetas. Mensajera de paz, de alegrías y penas. Compañera de hombres, recipiente de Historia, abrazo entre gentes, viajera de uno a otro confín.

4 comentarios:

  1. Me permites?
    Si fueras música, serías el grito profundo, instintivo, libre, salido de las entrañas, de una mujer que da la bienvenida por primera vez a su hijo. Serías una melodía plancentera producto del amor más primitivo y salvaje envuelta en sudor y luz tenue.
    Perdón, me he dejado llevar por una imagen que acabo de ver. E inmediatamente he ledído tu entrada: no lo pude evitar, jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anuska... lo respiras en cada poro de tu piel... ¿para cuándo Anuska - doula?

      Eliminar
  2. Aprovecho el comentario de Anuska para invitaros a que escribais qué os sugiere el texto

    ResponderEliminar
  3. Hoy me han hecho este comentario con respecto a esta entrada. Su autora me ha dado permiso para dejarlo aquí en comentarios:

    "En respuesta por tanto a tu invitación a lo que nos sugiere la música:

    Lo primero que me ha venido a la cabeza al pensar en música es su eternidad, su poder para llenarlo todo a pesar de su falta de cuerpo y tiempo...y resulta que tú ya lo habías plasmado. Es la universalidad de la música, no necesita de idiomas y nunca envejece, se renueva cada vez que se escucha.

    Recuerdo un ejercicio en la clase de música del colegio: al escuchar una melodía, cada uno debía escribir en un cuaderno lo que nos sugería...recuerdo que yo escribí sobre un jardín y una fuente...
    Hoy día posiblemente, la misma melodía me sugeriría otras cosas, renovada, actualizada, siempre igual, pero siempre distinta."

    ResponderEliminar