martes, 17 de junio de 2014

Cuatro Gatos

Para el taller Cuatro Gatos, para su equipo al completo, por haber hecho feliz a mi hijo mayor.







Erase una vez una gata negra que no conocía su nombre.


Erase una vez una artista enamorada y enredada en el Arte.


Erase una vez una vieja carbonera olvidada en un barrio antiguo, tan antiguo que dicen las crónicas de la ciudad que nació antes incluso que la propia ciudad y de una iglesia tan antigua como el propio barrio. Una carbonera con una atmósfera especial y unas vigas de maderas que delataban mucho pasado a sus espaldas.


Erase una vez tres historias que no sabían que se iban a entrelazar convirtiéndose en una sola.


La artista enamorada del arte llegó un buen día a esta fría ciudad, con una maleta llena de utensilios de pintura, la cabeza llena de ideas y bocetos y una pregunta: "Esta ciudad me ha llamado de algún modo, llegué aquí buscando algo y aún no sé qué es. ¿Qué me llama con tanta intensidad trayéndome hasta aquí?". Volvía a sus raíces.


Caminaba pensativa en las estrechas callejuelas junto a la Iglesia que los lugareños llamaban de San Pedro cuando atisbó cual una sombra fugaz un pequeño gato negro que se colaba por una ventana en la que había un cartel: "Te busco. Entra".


Curioso cartel pensó la artista. Tocó la puerta y dentro le informaron que aquella carbonera buscaba dueño. La artista abarcó el lugar de una sola mirada, vio un jardín coqueto lleno de posibilidades y la gatita tranquilamente tumbada en el cesped. Por la ventana, pasaba un niño con una caja llena de tizas de colores.


Entonces supo qué era lo que le había estado llamando en sueños durante los últimos meses. La pequeña y vieja carbonera, la gatita negra y una nueva ilusión.


Se quedó la carbonera y la gata negra. A la gata la llamó Pelusa y a la carbonera Cuatro Gatos en honor a un local barcelonés lleno de Historia, Arte y Letras (pero en mayúsculas además) y llenó el lugar de niños, de colores, de caballetes, de pinceles, de ideas y sueños, núcleo y base de pequeños artistas plenos de una creatividad que solo con una pequeña sugerencia estaban deseando sacar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada